Theo Jansen


espace_saltotext_mag_01

Un grandioso ejemplo de cómo la ligereza de las estructuras isostáticas (aquellas en las que sólo existen esfuerzos de tracción y compresión) se muestra en todo su esplendor. Con una expresividad orgánica que supera los límites de la mera geometría de los mecanismos articulados.

Aunque Theo Jansen es escultor, parece más un ingeniero atrapado por un fascinante mundo de “prototipos” que han llegado a evolucionar en un cosmos quijotesco de tubos de plástico, bridas y botellas de pet, que con toda su crudeza de residuo industrial conquista la sofisticación de la técnica.
Acumuladores de energía eólica encerrados en estómagos de botellas de agua desechadas, podómetros o sensores de lluvia van perfeccionando la genética de sus bestias, casi como una proyección del proceso evolutivo del pensamiento en cuya dirección de único sentido estamos atrapados, también los humanos.

 

PLACTON_TheoJansen_01PLACTON_TheoJansen_02PLACTON_TheoJansen_03PLACTON_TheoJansen_04

 

 

 

Recommended Posts